Cursos de la ELAM

A través de la historia de las ciencias, ha sido muy frecuente nombrar los descubrimientos médicos con los nombres de la personalidad que los describíó - Epónimos; otros llevan los nombres de hechos históricos, geográficos - Topónimos; o literarios o mitológicos. Existen cerca de 9.000 epónimos en medicina, pero la tendencia en la universalización de la ciencia es a desaparecer en la nueva literatura médica, por lo que se hace necesario relacionar mediante un material didáctico la nomenclatura internacional con la de los epónimos.
Es objetivo de este trabajo crear un  recurso educativo que ayude a identificar  los epónimos utilizados en las diferentes asignaturas de las ciencias básicas y con ello favorecer el acervo cultural de nuestros estudiantes respecto a la historia de la medicina y sus personalidades.
Para ello se han seleccionado los epónimos morfológicos, acompañados de su significado y en una reseña, biográfica y descriptiva, el origen y la personalidad con la que están relacionados.
Para ello se ha realizado una compilación de epónimos, acorde al programa del plan D y se ha puesto en la red a través de la plataforma Moodle de la Universidad Virtual de Salud Cubana facilitando estos recursos a todos los interesados, con la posibilidad de que sea reutilizado,  rectificado o enriquecido por nuestros profesores, y proporcionando a los estudiantes un material confiable para su consulta desde el punto de vista científico y pedagógico.
Para más información escribir a Dra. Ana María Cid Elorriaga amce@infomed.sld.cu o a Dra. Maria Caridad González Loredo macari@infomed.sld.cu 
 

La estimación del riesgo cardiovascular se ha convertido en la piedra angular de las guías de práctica clínica de prevención para el manejo integral de los factores de riesgo.
La propuesta está dirigida al personal médico asistencial e investigadores que se desemepeña en escenarios del nivel primario de atención en salud.
El curso tiene como objetivo primero interpretar el riesgo cardiovascular global en individuos y la comunidad, mediante su estimación utilizando la guía de la Organización Mundial de la Salud y la Sociedad Internacional de Hipertensión (OMS/ISH) y segundo desarrollar habilidades en el manejo del riesgo individual, auxiliándose de la bibliografía recomendada, lo que les permitirá asumir tareas de investigación y participar en la elaboración de estrategias de salud, encaminadas a prevenir y controlar de manera precoz los factores de riesgo y, al propio tiempo, disminuir las complicaciones aterogénicas, cardiovasculares y metabólicas derivadas de su expresión.